Cómo limpiar un lavavajillas

Ahorra tiempo y trabajo diariamente en cualquier hogar o establecimiento hostelero, pero no te olvides que también este electrodoméstico tan indispensable en la cocina necesita una limpieza a medida para garantizar su correcto funcionamiento. ¿Sabes cómo limpiar el lavavajillas paso a paso? ¿Estás seguro de que lo estás haciendo correctamente?

cómo limpiar un lavavajillas

Para despejar dudas y asegurarte si lo estás haciendo o no como es debido, te resumimos en cinco sencillos pasos las tareas que has de llevar a cabo para que tu lavavajillas siempre esté impoluto.

Limpiar el lavavajillas en cinco pasos

1. Comienza por limpiar la goma y el marco de la puerta ayudándote de una bayeta humedecida en agua y detergente para platos. Trata de insistir en la zona inferior, ya que en ella tiende a acumularse suciedad.

2. Las aspas son otro elemento al que conviene prestar atención, dado que la grasa suele acumularse en ellas y aunque a simple vista quizás no se aprecie, dificulta su funcionamiento. En algunos modelos, estas pueden desmontarse, lo que permite limpiarlas a conciencia en el exterior.

Lo ideal es recurrir a un desengrasante que se pulverice por su superficie y en la parte interna. Tras dejarlo actuar, se enjuagarán bajo el grifo con agua caliente preferiblemente a presión para asegurar su total eliminación.

3. ¿Cuánto hace que no limpias su filtro? Si los platos y demás elementos del menaje presentan restos de comida una vez finalizado el ciclo de lavado, la respuesta será que hace demasiado tiempo. Retíralo y pásale un cepillo con un poco de detergente de platos. Es el modo de evitar que se acumule suciedad y, en consecuencia, genere olores.

Para completar su limpieza, se recomienda depositarlo en un recipiente con vinagre y agua caliente durante treinta minutos. Una vez esté completamente limpio, podrá volver a instalarse. Si lo deseas, programa tu lavavajillas a la mayor temperatura posible y ponlo en marcha durante un tiempo aproximado de quince minutos.

4. No hay que olvidarse de los conductos internos de este electrodoméstico en los que tiende a acumularse cal y también grasa. Para su eliminación existe una serie de productos específicos de venta en el mercado.

5. Después de su uso, deja siempre la puerta ligeramente entreabierta con el fin de que no se generen malos olores en su interior y evitar la humedad, ya que esta puede generar moho.

No te olvides de su mantenimiento

limpiar lavavajillas con vinagre

Tan importante como la limpieza del lavavajillas es su mantenimiento y llevar a cabo pequeños gestos diarios, tan insignificantes en apariencia como importantes para que este aparato de tu cocina prolongue su vida el máximo de tiempo posible. El primero de los consejos es no aclarar los platos bajo el grifo antes de introducirlos en su interior para el lavado. Eso impediría que el lavavajillas realizara su trabajo como es debido y podría llegar incluso a estropearse. Limítate a retirar con ayuda de una servilleta los trozos de comida que hayan podido quedar adheridos a su superficie.

Otros gestos no menos importantes son los referidos a colocar tus enseres de manera ordenada y no retirarlos nada más finalizar su lavado. Es mejor esperar unos minutos para que se sequen.

Además de las tareas de limpieza que ya hemos descrito, el lavavajillas precisa de otras. Una vez al mes emplea limpiamáquinas comerciales expresamente elaborados para lavavajillas. Encontrarás a la venta distintas marcas en el mercado. Cada una de ellas viene provista de instrucciones. Su uso es muy sencillo y no conlleva más trabajo que poner un lavado largo.

Existe un remedio casero para limpiar este electrodoméstico de forma muy práctica, económica, sostenible y fiable. Se trata de utilizar vinagre durante un ciclo largo con agua caliente programado sin menaje dentro y sin emplear detergente. Este se vertería después de que se haya expulsado el agua. La cantidad aconsejable es un vaso. Solo hay que esperar a que el ciclo de lavado se complete y el lavavajillas estará como nuevo. Puedes repetir esta operación una vez por semana.

Los especialistas aconsejan combinar el vinagre con el ácido cítrico dado que este potencia su facultad de limpieza, al tiempo que desprenderá los restos de grasa y cal que se hayan acumulado. Bastará con dos cucharadas soperas de este producto y los resultados saltarán a la vista.

Otro modo de completar este tipo de limpieza es añadir bicarbonato en un lavado posterior. Se espolvorearía en la parte inferior del electrodoméstico y se programaría un nuevo ciclo de corta duración y con la temperatura del agua al máximo. Así te asegurarás de haber retirado por completo cualquier residuo que hubiese podido quedar y refrescarás el olor de su interior.

Para limpiar tu lavavajillas, sigue estas recomendaciones y te asegurarás de que se encuentra siempre limpio y reluciente. Es una manera también de asegurarse su correcto funcionamiento y de prolongar su vida.

Deja un comentario